Monotonía en la Pareja

Monotonía en la pareja

Monotonía en la Pareja

Muchas parejas inician su relación llenas de ilusiones y expectativas. No obstante, toda relación va experimentando distintas crisis a lo largo de la misma. Tras el paso del tiempo en una pareja van apareciendo diferencias, desacuerdos, rutina, estrés y un sin fin de diversas crisis que ponen a la pareja a prueba.

Aquello que parecía color de rosa empieza a cobrar diferentes tonalidades en forma de desacuerdos, diferencias, discusiones y un cierto distanciamiento emocional producto de la monotonía, rutina y de las preocupaciones que invaden la dinámica de la pareja que sin quererlo pueden convertirse en el peor enemigo de la relación.

Las diferencias, en un sentido positivo, alimentan la relación, sin embargo, también la obscurecen cuando no es posible manejarlas o tolerarlas. Aún y cuando dos personas establecen la relación, ésta siempre está en constante cambio. Lo que antes era un valor y un aprecio ahora se convierte en monotonía, rutina, fastidio y obligación que puede ir desgastando la relación.

La monotonía en la pareja es una queja común que afecta a las parejas sin importar edad, sexo o estado socioeconómico. Muchos de los problemas de la pareja comienzan cuando la vida se convierte en tediosa y aburrida. Todos los días se hace lo mismo, el matrimonio o la relación se vuelve rutina, el sexo empieza a disminuir, el cansancio parece ser la justificación más común de la anorexia sexual que se empieza a sufrir y las actividades que antes parecían atractivas ahora son aburridas o no hay el interés ni la motivación para hacerlas.

Esto provoca que no haya ningún aliciente exterior que refuerce la relación y se dan muchos casos de parejas que se encuentran aisladas de su ambiente social o distantes de sus familiares, o que viven en otra ciudad nueva para ellos, por lo que no conocen gente ni tienen amistades con las que salir a menudo y se centran en el cuidado de los hijos y en los deberes domésticos.

Cuando se pierde el interés y no hay factores que motiven al cambio y disfrutar de una dinámica activa en la pareja se requiere analizar las causas que pueden implicar desde la rutina propia, el dinero, el estrés, la llegada de algún hijo, comunicación deficiente, enojos, etc. y hacer modificaciones en la conducta que impacten en el interés por el otro y en beneficio de la relación ya que si se intenta reiniciar una vida social y redistribuir los tiempos de ocio, puede que se consiga reencauzar la relación y llenarla de estímulos nuevos y gratificantes.

Es muy sencillo recriminar al otro por la monotonía en la pareja porque el concepto de relación no es lo que se espera. Pero, ¿de quién es la culpa? ¿hay algún responsable?

Probablemente, la responsabilidad se pueda repartir en partes iguales, con lo cual será indispensable asumir lo que nos corresponde y buscar soluciones, sin culpar al otro de todo y quedarse ajeno a la situación, con una postura muy cómoda y poco resolutiva.

La rutina y la monotonía en la pareja cansan demasiado, hasta el punto en que los individuos llegan a acostumbrarse. Cuando se pierde el objetivo principal de la relación como procurar el bienestar propio y el del otro, se incrementa la probabilidad de una ruptura o separación definitiva.

 Fuente: Lic. Patricia Rojas

Especialista en Terapia Familiar y de Pareja

Reconstruye, Centro Psicopedagógico Especializado

Comments

comments