Apraxia infantil ¿Qué es?

Apraxia infantil

Apraxia infantil ¿Qué es?

La apraxia infantil es una enfermedad neurológica caracterizada por la dificultad  para realizar acciones voluntarias, pese a que no existen motivos orgánicos que la ocasionen. Esto quiere decir que los niños tienen la fortaleza, las habilidades físicas y el deseo de concretar los movimientos, pero no logran hacerlos.

Los niños con la apraxia del habla tienen una gran dificultad con la planificación y la producción  de patrones de movimientos precisos, bien coordinados y específicos de la lengua, los labios, la mandíbula, y el paladar  que son  necesarios para la expresión inteligible.

Un verdadero retraso del habla es cuando el niño sigue el camino “normal” del desarrollo de habla infantil, aunque a una velocidad más lenta que lo normal.

En el desarrollo típico del habla y lenguaje, las habilidades receptivas y expresivas progresan juntas en la mayoría de los casos.  Lo que se ve frecuentemente en niños con  apraxia es una discrepancia notable entre las habilidades receptivas de lenguaje y las habilidades expresivas.  Es decir, que la habilidad del niño para entender lenguaje (habilidad receptiva) queda dentro de los límites normales, pero la capacidad de expresión es severamente deficiente, ausente, o difícil para entender.

Esta discrepancia es un factor importante y puede indicar que el niño quizás tenga más que un retraso.  En el caso de tal desigualdad entre lo receptivo y expresivo, el niño debe de ser evaluado por un especialista en el área de lenguaje para determinar la presencia de un desorden de habla específico tal como la apraxia. La apraxia del habla es un desorden específico de la articulación de la palabra.

La enfermedad suele ser detectada en la infancia, ya que el niño apráxico revela su disfuncionalidad en las actividades de educación física. Por otra parte, el pequeño que sufre de apraxia puede tener problemas para hacer sus deberes escolares, manejar los materiales de estudio o escribir de manera correcta.

Cuando un niño recibe un diagnóstico de apraxia, necesita empezar terapia del habla inmediatamente. La terapia varía dependiendo en la severidad del diagnóstico de cada niño. Los patólogos del habla y lenguaje con experiencia usan muchos métodos diferentes de terapia ya que no hay un solo programa de terapia para todos los que sufren de apraxia.

Los niños con apraxia necesitan una terapia individual más frecuente y muchísima práctica repetitiva con sonidos, secuencias, y modelos de movimientos para poder incorporarlos en su habla y hacerlos automáticamente.

Por esta razón es importante que si tu hijo muestra retrasos y dificultades con la producción o problemas con sus habilidades de comunicación, es fundamental que acudas con un terapeuta del habla y lenguaje para evitar que este trastorno sea permanente.

Fuente: Alma Ponce

Especialista en Audición, Voz y Lenguaje

Reconstruye, Centro Psicopedagógico Especializado

Comments

comments