Problemas de Conducta en la Infancia

Aug 22, 2013 by     No Comments    Posted under: Notas para Padres, Psicología Infantil

 

problemas de conducta en la infancia Problemas de Conducta en la Infancia

Problemas de Conducta en la Infancia

Los problemas de conducta en la Infancia que presentan los niños son el resultado de una multiplicidad de factores que es necesario evaluar y tratar para corregir; sin embargo, se pueden utilizar algunas estrategias que ayuden a corregir estas conductas:

1. Retirada de la atención

Ante las manifestaciones de gritos, rabietas u otros, se debe dejar automáticamente de prestar atención al niño. Este modo de actuar se justifica bajo la hipótesis de que el niño efectúa tales manifestaciones para reivindicar ciertas demandas o llamar la atención del adulto.

Antes de poner en marcha esta técnica para manejar los problemas de conducta en la Infancia, hay que analizar la situación con tranquilidad y verificar que está produciendo realmente la conducta del niño por la supuesta demanda de atención.

Para ello es importante que como padre valores tu reacción ante la demanda de tu hijo, en qué momentos sucede y qué es lo que ocurre. ¿Le prestas atención y el tiempo que necesita? ¿Normalmente cedes ante sus demandas? ¿Te diriges con frecuencia a él cuando se porta “bien” para decírselo y premiarlo o sólo lo haces cuando lo castigas?

2. Tiempo fuera

Durante los episodios de llantos, rabietas o travesuras de tu hijo más subidas de tono (por ejemplo, cuando se produce el descontrol), puedes utilizar la técnica de “tiempo fuera”, en la cual se le retira físicamente del espacio actual para trasladarlo a su habitación u otro lugar, por un breve espacio de tiempo (un minuto por año de edad). También pueden ser tú quien puede irse del lugar donde esté el niño (cuando es posible).

El sitio al cual retires a tu hijo temporalmente debe ser un lugar en el que no tenga al alcance juegos u otras compañías para entretenerse. No se trata de buscarle un sitio hostil sino un sitio que sea aburrido con escasas posibilidades de que pueda hacer algo para pasar el tiempo.

Debes trasladarlo inmediatamente después de aparecer la conducta o en el momento que ha llegado a un punto insostenible (por ejemplo, si pelea por algún juguete con su hermano llegando a un punto de descontrol).

No discutas con él, no entres en recriminaciones ni calificativos despectivos como: “Eres muy malo y te voy a castigar” o “Me tienes harta, no tienes remedio, etc”. Sí puedes explícale, con un tono calmado pero seguro y imperativo, el motivo de su retirada.

3. Economía de fichas

No es favorable que tu hijo obtenga regalos o juguetes de forma fácil si presenta problemas de conducta o comportamientos desobedientes. La técnica de denominada”economía de fichas” suele funcionar muy bien para regular los refuerzos que recibe el niño. Para obtener un premio (juguete, salida a parque temático, excursión, etc) deberá efectuar una serie de conductas deseadas (o dejar de hacer otras) que deben concretarse (portarse bien, obedecer, estudiar, ordenar sus cosas, etc).

Tras efectuar esta conducta se le dará inmediatamente un reforzador (puntos, fichas, estampas) que el niño irá recogiendo hasta llegar a una determinada cantidad, momento en el que se le entregará el premio final.

También se pueden pactar pequeños premios inmediatos para ciertas conductas deseadas al tiempo que se acumulan puntos para el premio mayor (refuerzo demorado). Lo importante es conseguir que el niño se dé cuenta que obtiene mayores beneficios y privilegios actuando de forma correcta.

Dichos premios deben estar pactados de antemano, ser claros y atractivos para el niño. Busca cosas que le gusten (no sirve pretender que se gane algo que necesita, por ejemplo, unos nuevos lápices para el Colegio).

Con la utilización constante de estas estrategias es de esperar que el niño haga un cambio permanente  y que sus conductas negativas disminuyan.

Evidentemente estas técnica tiene sus limitaciones y debe valorarse antes su idoneidad según el perfil de tu hijo. Puede funcionar bien con algunos niños y con otros no, por lo que es imprescindible que acudas con una psicóloga infantil si observas que estas técnicas no le funcionan para que detecte la causa y origen de dichas conductas. Recuerda que debes de hablarle siempre a tu hijo con un tono firme y claro, explicándole en todo momento,  lo que esperas de él.

Fuente: Lic. Jessica Sebastián

Especialista de Psicología Infantil

Reconstruye, Centro Psicopedagógico Especializado

¿Tienes alguna duda? Déjanos tu comentario y te asesoramos