Enamoramiento ¿Por qué nos enamoramos?

Enamoramiento ¿Por qué nos enamoramos?

Enamoramiento ¿Por qué nos enamoramos?

En algún momento de nuestras vidas hemos escuchado decir “estoy enamorado”, o “me estoy enamorando, siento mariposas en el estómago” e incluso nosotros mismos hemos sido autores de esas melosas frases, siendo testigos de la intensa, contradictoria, y expedita mezcla de sentimientos, ideas, fantasías y cambios físicos en torno al enamoramiento.

¿Por qué nos enamoramos?

Desde el punto de vista bioquímico, el enamoramiento comienza en la corteza cerebral. Todo comienza con una atracción física seguida por una atracción personal. El enamoramiento se dispara cuando existe el conocimiento o sospecha de que hay o puede haber reciprocidad.

Las características principales del enamoramiento son sintomáticas. Por eso varios científicos sociales han construido una serie de modelos teóricos que describen y explican el enamoramiento.

El enamoramiento se basa en los gestos y la comunicación emocional, motriz, sexual, intelectual e instintiva. Los gestos se basan físicamente también y se llevan a cabo al moverse, mirarse, acariciarse y hablarse.

El enamoramiento suele denominase al estado emocional que conlleva alegría y satisfacción de encontrar a otra persona que es capaz de comprender y compartir con nosotros diferentes momentos de la vida. Empieza con la atracción  y constituye una experiencia de transformación y locura. Este estado conlleva a cambios físicos y psicológicos como cambios en la respiración, pérdida de las nociones de tiempo, irracionalidad, etc.

Características del Enamoramiento

  • Idealización de la persona, percibiendo sólo características positivas
  • Deseo de hacer planes a futuro con la persona
  • Reacciones fisiológicas (varían con cada persona) sudoración, pulso acelerado, ansiedad en el estómago, nerviosismo, tartamudeo, aumento de la presión, sudoración, alteración de la percepción del tiempo, etc.
  • Distorsión en la personalidad del sujeto, exaltando las cualidades y negando las críticas
  • Admiración a la persona
  • Pensamientos recurrentes de la persona
  • Sentimiento de no querer separarse de la persona
  • Intenso deseo de intimidad y unión física con el individuo (tocarlo, abrazarlo, besarlo, relaciones sexuales)
  • Intenso deseo de reciprocidad (que el individuo también se enamore del sujeto)
  • Intenso temor al rechazo.
  • Pérdida de concentración.
  • Hipersensibilidad ante los deseos y necesidades del otro.
  • Atención centrada en el individuo.

El estudio científico de los factores psicosociales y biológicos implicados en el enamoramiento y el amor no sólo ha generado la aparición de intervenciones cada vez más eficaces en el ámbito de las relaciones de pareja, sino también la difusión de métodos para atraer y conquistar al sexo opuesto.

Fuente: Lic. Patricia Rojas

Especialista en Psicología

Reconstruye, Centro Psicopedagógico Especializado

Comments

comments

Chatea con nosotros
¿Necesitas ayuda?
¡Bienvenid@! Gracias por comunicarte a Reconstruye 😀 ¿Cómo podemos ayudarte?
Powered by