Estrategias de comunicación con adolescentes

Estrategias para la comunicación con adolescentes

Estrategias de comunicación con adolescentes

Una de las principales preguntas que se hacen muchos padres es cómo comunicarse con su hijo adolescente ya que la adolescencia es una etapa llena de cambios y dificultades.

Guiar y comunicarte con tu hijo adolescente es un reto, que aunque parece difícil no es imposible. Una de las estrategias de comunicación con adolescentes es considerar que  “cree” que “aparentemente” tiene su vida hecha. Frases como “déjame vivir mi vida mamá”, “déjenme ser”, “ya estoy grande”, “ya no soy un niño”… parecen estar rodeados de un concepto desconcertado de independencia por su parte.

Con este antecedente, cabe señalar que los regaños, consejos, sermones y castigos por parte de los padres hacia los adolescentes los hace sentir como niños. Es en esta etapa una de las estrategias de comunicación con adolescentes es considerar que tu hijo empieza a tener conciencia de la libertad  y bajo este conocimiento sabe que puede usarla en cualquier momento, razón por la cual,  muchos adolescentes la usan sin respeto a los límites y reglas impuestos por los mismos padres.

Esto puede generar un conflicto entre ustedes y lejos de llegar a acuerdos y mantener una dinámica familiar en armonía puede ser factor de un alejamiento, rebeldía e incluso enfrentamientos frecuentes.

Así pues, la relación de respeto y admiración junto con diferentes estrategias de comunicación con tu hijo adolescente de manera natural, clara y sencilla será fundamental para mantener una relación estable con él. Es común que la comunicación de los primeros años de la niñez se debilita y se complica en la adolescencia provocando un alejamiento y distanciamiento en la familia, alterando la dinámica de la misma.

Estrategias para comunicarte con tu hijo adolescente

  • No caer en la desesperación o la impaciencia ante el comportamiento de tu hijo adolescente. Debes entender que su comportamiento es característico de la etapa y que cada generación es distinta. Mantén la calma, esto te ayudará a pensar y a actuar guiándolo con disciplina, límites y reglas, negociando y manteniendo una adecuada comunicación con tu hijo adolescente y no reaccionar guiado por el enojo.
  • Fomenta una comunicación clara y asertiva con tu hijo adolescente. La descalificación no ayuda y sólo lastima. Hablar con él ayudará a entenderlo y saber cómo piensa y siente, así como conocer las contrariedades e inquietudes que tiene. Recuerda que aún está madurando y adolece de muchas cosas. Necesita comprensión y apoyo.
  • Evita una postura autoritaria rígida hacia él ayudará a negociar y tener mayor entendimiento y control de las situaciones. No se requiere regaños  para mantener  el respeto, la autoridad y la disciplina en el hogar, una actitud afable, paternal al igual que la comprensión atraerá más a tu hijo que un cúmulo de regaños y descalificaciones.
  • Dar tiempo de calidad, interesarse en sus cosas,  escucharlo activamente, preguntar su opinión, hacerle ver que su punto de vista vale mucho y negociar (lo que pueda ser negociable) ayudará  a mantener una relación cercana y promoverá un adulto con una adecuada autoestima.
  • Promover su independencia alentando que tenga iniciativa personal, escuchando sus propuestas, será de gran utilidad en esta etapa. Las órdenes y las prohibiciones sólo evitarán un ambiente familiar armonioso. Debes fomentar los acuerdos mutuos y constructivos mediante las negociaciones, toma de acuerdos y que cada quien enfrente sus propias consecuencias (conviene valorar sus decisiones para que se hagan responsables de sus actos).
  • Estar al pendiente de sus amistades y actividades pero tratar de confiar en él. De lo que se trata es de confiar y enseñarlo a que todos sus actos tienen consecuencia, para que pueda crecer tomando sus propias decisiones,  no de encerrarlo y que no haga nada hasta que sea adulto. Esto sólo promoverá la rebeldía y la lucha de poder entre padre e hijo. Y en esos diálogos y comunicación con tu hijo adolescente, conviene valorar sus decisiones para que se haga responsable de sus actos.

Aún y cuando parece difícil esta etapa, el amor, la comprensión, el tiempo de calidad, la negociación, las estrategias de comunicación  con tu hijo adolescente, ayudarle a que tome sus decisiones y enfrente sus consecuencias sin rebasar los límites y las reglas de la familia, hará que la adolescencia sea sólo un periodo más del ciclo de la vida con sus crisis normales y no como un tormenta que parece nunca acabar.

Fuente: Lic. Patricia Rojas

Especialista en Psicología

Reconstruye, Centro Psicopedagógico Especializado

 

Comments

comments