Problemas de Lenguaje en Adultos

Problemas de Lenguaje en Adultos

Problemas de Lenguaje en Adultos

Los problemas del lenguaje en adultos se caracterizan por la dificultad de adquirir, comprender y expresar el lenguaje. En los niños, se denominan trastornos en el desarrollo del lenguaje. En los adultos los trastornos del lenguaje son llamados afasias y suelen vincularse a daños cerebrales en el centro del lenguaje.

Uno de los problemas de lenguaje en adultos es la afasia, que es un trastorno causado por una lesión en las partes del cerebro responsables del lenguaje, dificultando la expresión, la comprensión, la lectura y la escritura.

Este problema de lenguaje es más común en los adultos que sufrieron un derrame cerebral. Otras causas pueden ser los tumores cerebrales, las infecciones, las lesiones, traumatismos y la demencia. El tipo de problema de lenguaje en adultos que tenga y la gravedad dependerán de la parte del cerebro que sufrió el daño y de la magnitud del mismo.

Las lesiones al hemisferio izquierdo del cerebro causan afasia para la mayor parte de los diestros y alrededor de la mitad de los zurdos. Las personas que experimentan daños al hemisferio derecho del cerebro pueden tener otras dificultades además del habla y el lenguaje.

Las personas con afasia pueden también tener otros problemas, como disartria (problemas en la articulación), apraxia (trastorno neurológico), problemas de deglución y dificultades motrices.

Dentro de los problemas de lenguaje, las afasias pueden clasificarse en:

  • Afasia de Broca (motora)
  • Afasia de Wernicke (sensorial)
  • Afasia de conducción
  • Afasia global
  • Afasia transcortical motora
  • Afasia transcortical sensorial
  • Afasia transcortical mixta
  • Afasia anómica

 ¿Cómo detectar los problemas de lenguaje en adultos? (Afasia)

Para detectar el nivel de afasia es necesario tomar en cuenta distintas características del nivel del habla del adulto, evaluar la comunicación verbal de la persona en aspectos tales como línea melódica o entonación, expresión, la longitud de la frase, forma gramatical (formación de oraciones), cantidad de palabras empleadas, coordinación, repetición, comprensión, entre otros.

Para lograr un diagnostico acertado se debe conocer la edad, tiempo trascurrido de la afección, el tipo y la extensión de la lesión originaria de la afasia, de esta manera se podrá dar un tratamiento mas acertado.

Una vez establecido el diagnostico se debe determinar su variedad, grado de severidad y la etapa de evolución en que se encuentra. De esta manera, el periodo terapéutico debe desarrollarse con la interacción de las distintas disciplinas como la terapia de lenguaje, la neurología, la fonoaudiología las cuales  facilitan la rehabilitación en cada caso.

Para apoyar este problema de lenguaje en adultos es de suma importancia el apoyo de la familia, quienes deberán colaborar y comprender al adulto para que con apoyo de la terapia lo ayuden a recuperar  su capacidad lingüísticas.

 Fuente: Lic. Alma Ponce

Especialista en Audición y Lenguaje

Reconstruye, Centro Psicopedagógico Especializado

 

Comments

comments