Tiempo libre en la familia

Tiempo libre en la familia

Tiempo libre en la familia

El tiempo libre en la familia engloba todas aquellas actividades recreativas en donde los integrantes pueden convivir tras haber cumplido con sus obligaciones (trabajo, escuela), compromisos familiares (tareas domésticas esenciales)  y sociales (reuniones) para descansar o divertirse.

El ritmo actual de vida genera que el tiempo libre en la familia sea cada vez más limitado, lo cual exige que éste sea de calidad. Por ello, es indispensable promover una dinámica familiar armoniosa que propicie cuidado, bienestar físico y emocional, sentimientos de pertenencia, compromiso personal entre sus miembros y establecer intensas relaciones de intimidad, afectividad, reciprocidad, así como una adecuada comunicación.

Los niños aprenden a socializar, compartir  y  a emplear su tiempo libre siguiendo el ejemplo que reciben desde sus padres en casa ya que suelen imitar hábitos y las opciones para su recreación. La enseñanza de la familia respecto al tiempo libre recae principalmente en educar a los hijos sobre la distribución de este en actividades diversas; hay un tiempo para estudiar y cumplir con las obligaciones escolares y otro para participar en tareas diarias, seguir normas, ordenar y cuidar sus cosas y disfrutar del ambiente que les rodea favoreciendo el amor por la naturaleza, los animales, cuidado de las plantas, etc.

La posibilidad de tener tiempo libre en la familia debe convertirse en algo beneficioso y que no genere inconvenientes o aburrimiento. En este sentido, los padres y las madres deben adelantarse al momento para organizar y planificar ese tiempo que debe resultar de descanso y disfrute.

A veces, se tiene la idea de que el ocio es no hacer nada, sin embargo, debe ser considerado como un tiempo para hacer lo que no podemos hacer en otros momentos. Este tiempo libre en la familia puede servir para priorizar y reforzar distintas facetas de la vida como la cultura, los hobbis, las aficiones, etc. Por esto, se debe transmitir a los hijos la idea de que disfrutar del ocio es dedicarse a otras actividades que nos gustan, nos lo hacen pasar bien y que nos permiten aprender algo nuevo.

El tiempo libre en la familia genera vínculos afectivos más estrechos, ayuda a conocer a los hijos, sus intereses e inquietudes, mejora la comunicación familiar y forma recuerdos para el futuro.

 Fuente: Patricia Rojas

Especialista en Terapia Familiar y de Pareja

Reconstruye, Centro Psicopedagógico Especializado

Comments

comments