Problemas de sexualidad en la pareja

Probelmas de sexualidad en pareja

Problemas de sexualidad en la pareja

Los problemas de sexualidad en la pareja tienen dos causas diferentes. Las causas físicas y las emocionales. A veces, las emociones son tan importantes que acaban afectando la respuesta sexual física.

Dentro de los problemas de sexualidad en la pareja, existen asuntos no resueltos que afectan a la vida sexual porque producen una falta de libido. Enojos, disputas, disgustos, indiferencia durante el día pueden causar que por la noche ellas no estén dispuestas al sexo, mientras ellos, muchas veces, encuentran solución a estos conflictos precisamente en la cama.

Los miedos son otro factor importante en los problemas de sexualidad en la pareja. Miedos al embarazo, miedos al dolor físico, miedos a no cumplir en la cama. Temores no compartidos que inhiben a la hora del sexo. Buscar información juntos y compartirla puede servir de ayuda. Hay casos en los que habrá que acudir a un sexólogo profesional o a un terapeuta de pareja porque no se pueden encontrar las causas los problemas tan fácilmente.

¿Cómo resolver los problemas de sexualidad en la pareja?

1. Lo primordial y urgente es darle a la sexualidad la importancia que merece. No es el ingrediente más importante en una pareja, pero tampoco pasa nada si no se tiene. La sexualidad es importante y se debe atender como tal.

2. Mantener una comunicación abierta. Otro de los ingredientes fundamentales de toda relación es la comunicación, y en la sexualidad no puede faltar. Es importante comunicar todo lo que se quiere y desea hacer con la otra persona, así como lo que pueda resultar incomodo. En momentos de conflictos, es indispensable aclararlos fuera del acto sexual.

3. Promover el respeto y evitar la violencia sexual. El acto sexual en pareja se disfruta sólo si los dos están de acuerdo y bajo el conocimiento de lo que se quiere hacer con el otro. Nadie (aun siendo esposos) puede forzar para ejercer prácticas sexuales en contra de la voluntad, al igual que las relaciones sexuales no deben ser condicionadas para obtener ciertas conductas en la pareja. Promover el respeto evita insultos, sometimiento, etc., y genera un clima de armonía en el cual se pueda disfrutar al otro.

4. Ser creativo. Promover la creatividad en la cama evitará la monotonía en la misma. Buscar encuentros en lugares distintos, hacerlo de diferentes maneras, utilizar juegos, etc. permitirá disfrutar de una acertada sexualidad sin caer en la rutina.

5. Dedicarse un espacio solos. Cuando llegan los hijos a la familia, la mayoría de las veces, la pareja pasa a un segundo plano y se va teniendo un distanciamiento emocional. Es importante buscar un tiempo en el cual los hijos no estén incluidos, disfrutar de una comida, una cena romántica, y promover de vez en mes un tiempo solos que les permita suscitar la pasión.

6. Reforzar la  intimidad. Es fundamental fomentar los sentimientos que buscan el acercamiento, vínculo y la conexión con el otro.

7. Disfrutar el acto sexual. Concentrarse en el propio placer, pero al mismo tiempo recordar que hay otro, ayuda para disfrutar al doble.

8. Reconocer cuando la pasión se ha enfriado y buscar ayuda profesional que permita nuevamente el goce de la misma. Así como cuando ocurre un problema en la comunicación se recurre a un especialista, lo mismo debe pasar en con la sexualidad.

Desde el momento en que alguno de estos aspectos  no existe, la relación de pareja empieza a desequilibrarse ocasionando situaciones negativas.

Así pues es fundamental que en toda relación aparezcan  todas los aspectos que procuren el bienestar del otro para evitar los problemas de sexualidad en la pareja.

 Fuente: Lic. Patricia Rojas

Especialista en Psicología

Reconstruye, Centro Psicopedagógico Especializado

Comments

comments

Chatea con nosotros
¿Necesitas ayuda?
¡Bienvenid@! Gracias por comunicarte a Reconstruye 😀 ¿Cómo podemos ayudarte?
Powered by