¿Cómo saber si mi hijo tiene dislexia?

Cómo detectar la dislexia

¿Cómo saber si mi hijo tiene dislexia?

La dislexia se origina por múltiples causas. Una son los factores neurofisiológicos, por una maduración más lenta del sistema nervioso y de otra los conflictos psíquicos, provocados por las presiones y tensiones del ambiente en que se desenvuelve el niño. La gravedad de la dislexia es distinta en cada niño, sin embargo,  es fundamental que sea atendida en terapia de aprendizaje lo antes posible para evitar dificultades severas en el área cognitiva.

Características de los niños con dislexia:

Entre los 3 y 6 años

  • Desarrollo lento del vocabulario y retraso en el desarrollo del habla con dificultades para articular o pronunciar las palabras
  • Torpeza al correr y saltar
  • Dificultad para seguir instrucciones y aprender rutinas
  • Falta de atención y aumento de la actividad e impulsividad
  • Dificultad para abotonar y abrochar, poca habilidad para los ejercicios manuales y de grafía
  • Dificultad para los ejercicios sensoperceptivos y retraso para memorizar los números, el abecedario, los días de la semana, los colores, formas, tamaños, posiciones, etc
  • Falta de control y manejo del lápiz y de las tijeras
  • Aparición de conductas problemáticas en sus habilidades sociales

Entre los 6 y 11 años

  • Invierte letras, números y palabras
  • Confunde el orden de las letras dentro de las palabras
  • Tiene dificultad para conectar letras, sonidos y para descifrar palabras aprendidas
  • Presenta dificultad en la pronunciación de palabras, invirtiendo, sustituyendo o invirtiendo sílabas
  • Confunde derecha e izquierda y escribe en espejo
  • No agarra bien el lápiz
  • Su trastorno en la coordinación motora fina genera mala letra y mala caligrafía
  • No completa una serie de instrucciones verbales
  • Su comprensión lectora es muy deficitaria. Es lento para recordar información
  • Tiene problemas acerca del tiempo y no logra saber hora, día, mes y año
  • No logra escribir pensamientos, ni organizarlos; su gramática y ortografía son muy características y deficitarias
  • Muestra dificultad en el aprendizaje de conceptos numéricos básicos (tablas de multiplicar) y no puede aplicarlos en cálculos o para resolver problemas
  • Falta de ritmo en la lectura, lentitud excesiva y notoria
  • Escritura de espejo en letras sueltas
  • Confusiones de letras semejantes en su forma o en su sonido (igual que en la lectura). Tiene omisiones de letras, sílabas o palabras
  • Mezcla de letras mayúsculas con minúsculas
  • Inversiones de letras, sílabas o palabras; aunque suele ser más frecuente en sílabas inversas o trabadas
  • Dificultad para separar los elementos que componen una frase
  • Postura inadecuada, tanto del niño como de la hoja del papel
  • Cansancio al escribir por la presión ejercida de forma deficitaria
  • Escritura de números en espejo
  • Inversión de cifras, en números de más de dos cifras, como 24 y 42
  • Dificultad en realización de series, tanto ascendentes como descendentes
  • Tienden a empezar las operaciones por la izquierda

Niños mayores de 12 años

  • Tiene problemas de concentración cuando lee o escribe
  • Falla en la memoria inmediata, no recordando lo leído por su dificultad con la comprensión de la lectura, el lenguaje escrito o las destrezas matemáticas
  • Interpreta mal la información, por su falta de comprensión de conceptos abstractos y porque lee mal
  • Muestra dificultades en organizar el espacio, sus materiales de trabajo y sus pensamientos al escribir o al hablar
  • No logra planificar su tiempo ni tiene estrategias para terminar a tiempo sus tareas
  • Trabaja con lentitud y no se adapta a ambientes nuevos
  • Evita leer, escribir y las matemáticas y se bloquea emocionalmente
  • Elaborar y estructurar correctamente frases
  • Dificultad en la expresión, así como una comprensión verbal
  • Si la lectura es silenciosa, puede llegar a ser comprensiva; pero en la lectura en voz alta se generan más dificultades
  • Su ortografía es deficiente, con muchas faltas
  • Continúan muchas alteraciones del nivel anterior: confusiones, omisiones, inversiones, reiteraciones

Fuente: Lic. Yuri Ugarte

Especialista en Aprendizaje

Reconstruye, Centro Psicopedagógico Especializado

Comments

comments