Reconstruye | Centro Psicopedagógico Especializado

Logo-Reconstruye-Horizontal
La tarea ¡No más dramas!
La tarea ¡No más dramas!

Como lo comentamos en nuestra nota anterior, la tarea escolar representa una oportunidad para que los niños aprendan y para que las familias participen en la educación de sus hijos.

¿Para qué sirven las tareas?

  • Repasar y practiquen lo que han aprendido en clase.
  • Aprender a utilizar los recursos a su disposición como la biblioteca, los materiales de referencia y sitios en el Internet para buscar información sobre algún tema.
  • Explorar temas más a fondo de lo que el tiempo en el aula permite.
  • Ampliar el aprendizaje al aplicar destrezas que ya han desarrollado a situaciones nuevas.
  • Integrar el aprendizaje al aplicar varias destrezas a una tarea.
  • Desarrollar buenos hábitos de estudio y actitudes positivas.
  • Enseñar a trabajar independientemente.
  • Alentar un sentido de disciplina interna y responsabilidad (la tarea es la primera experiencia que los niños tienen en la administración efectiva de su tiempo y cómo cumplir con sus responsabilidades a tiempo).

La cantidad adecuada de tarea depende de la edad y las destrezas académicas de cada niño. Expertos recomiendan que desde el kinder hasta el segundo grado sacan mayor provecho de la tarea que dura de 10 a 20 minutos cada día. Entre los grados del tercero al sexto, los niños aprovechan más con tarea que tardan de 30 a 60 minutos en completar. Cuando llegan a los grados de secundaria y preparatoria, los alumnos se benefician más invirtiendo horas adicionales en la tarea, pero la cantidad puede variar.

La cantidad de tarea cada día puede divergir de lo que aquí sugerimos, para algunos alumnos y en ciertas situaciones. Por ejemplo, las tareas relacionadas con la lectura quizás deben durar más de lo que hemos sugerido aquí, puesto que la lectura en casa es particularmente importante.

¿Cómo ayudar a tu hijo a hacer su tarea?

  1. Establece un horario adecuado y fijo para que tu hijo haga la tarea. Es conveniente que después de comer disfrute de un rato breve de descanso previo a la ejecución de la tarea. La regla es que el juego debe ser siempre después de terminar la tarea.
  2. Es importante que monitorees las tareas de tu hijo. Si regularmente es poca o mucha tarea, debes de preguntar al maestro qué está pasando. Cuando los niños realizan su tarea con eficacia y con eficiencia, es prácticamente imposible que sea “mucha” tarea. Existe la posibilidad de que tu hijo no preste atención a la clase, por platicar con sus amigos o pasearse en el salón. Por eso es que debes investigar qué está pasando.
  3. Si tu hijo dedica demasiado tiempo haciendo la tarea de una sola materia, debes platicar con la maestra o maestro y hacerle ver que existe una sobrecarga de tareas, es posible que ni siquiera tenga idea de que su materia absorbe tanto tiempo a los niños.
  4. Cada niño necesita un sistema propio de tareas. Tomar en cuenta las habilidades de cada niño (organización, personalidad y conducta) es algo que deben pensar los maestros al dejar tareas, debido a que el tiempo que cada niño le dedica es diferente, esto es, que un niño perfeccionista tardará más en hacer su tarea que uno a quien la tarea le significa un reto a vencer (por ejemplo, cuando va contra reloj con tal de salir a jugar con sus amigos).
  5. Procura crearle a tu hijo un espacio adecuado para que estudie, tranquilo y sin distracciones. Apaga la televisión y asegúrate de que tiene las herramientas necesarias para la tarea que realizará (diccionario, tijeras, lápices, colores, pegamento, etc).

Para conocer más tips para que apoyes a tu hijo a hacer su tarea, no dejes de leer nuestra próxima nota.

Fuente: Lic. Yuri Ugarte

Especialista en Aprendizaje

Reconstruye, Centro Psicopedagógico Especializado.

 

×