Reconstruye | Centro Psicopedagógico Especializado

Logo-Reconstruye-Horizontal
Trucos para que mi hijo duerma
Trucos para que mi hijo vaya a la cama

Existen muchas estrategias que puedes emplear para ayudar a que tu hijo adquiera un buen hábito de sueño. Recuerda que debes ser constante y paciente y que insistir o castigarlo puede resultar contraproducente.

¿Cómo lograr que mi hijo duerma bien?

  1. Crear el ambiente.  Todos dependemos de las señales para hacer nuestros hábitos diarios y son muy necesarias para crearlos. Por tanto tendremos elegir cuál va a ser la señal que le avise a tu hijo que ha llegado el momento de ir a la cama. Puedes elegir señales como contarle un cuento, cantarle una canción,  dar las buenas noches a los papás, tomar un baño etc. Se trata de que sea una señal que cumplamos siempre y que sea repetitiva y rutinaria. Con esto estarás teniendo una conducta predecible que dará seguridad a tu hijo sobre lo que va a suceder.
  2. Reforzar la rutina. El reencuentro con tu hijo después de la noche para él será un refuerzo que le ayudará a establecer esta nueva costumbre. Es importante reforzar positivamente de forma verbal cada vez que tu hijo logre quedarse en su cama durante toda la noche.
  3. Repetición y constancia. Para poder crear hábitos es importante mantenerse constante y repetir siempre la misma secuencia. En cuanto se repita la secuencia unos cuantos días tu hijo  ya habrá adquirido el hábito y sólo con contarle el cuento.
  4. Compañeros de sueño. Muchos niños tienen un juguete favorito, una manta o un objeto especial, permite que lo lleven con ellos a la cama, esto les dará seguridad y dormirán más tranquilos.
  5. Procurar que pase tiempo en su habitación. Si está acostumbrado a jugar en la sala y únicamente utiliza su cuarto para dormir, no asociará ese lugar a momentos agradables. Si procuramos que juegue de vez en cuando en su habitación, le será más fácil conciliar el sueño en ella.
  6. Calmarle en su cama.Cuando un niño se despierta en mitad de la noche llamando a papá y a mamá, hay que acudir a su lado y calmarle. Pero hay que hacerlo en su propia cama, para acostumbrarlo a dormir en ella.
  7. En caso de que vaya a buscar a los padres a su habitación, los especialistas recomiendan cogerle de la mano, llevarlo de nuevo a su cuarto y quedarse un rato con él hasta que concilie de nuevo el sueño.

Es importante tomar en cuenta que un sueño reparador contribuye a un aumento de energía, vitalidad y una mejor salud física y psíquica. Además, en los niños la actividad cerebral que se desarrolla por la noche ya que favorece el desarrollo madurativo de su sistema nervioso. Por todo ello, es fundamental que sigas pautas y hábitos de sueño en la rutina con tu  hijo.

Fuente: Rosario Kúsulas

Especialista en Psicología Infantil

Reconstruye, Centro Psicopedagógico Especializado